5/28/2017

Libélulas Hambrientas

Son esas pequeñas balanzas con alas, que tratan de equilibrarse. Debido a su naturaleza, sus
culos han tumbado ejércitos. Su alimento es la intensidad, por ella matan, por ella te harán un
Dios o un átomo. Las he visto en ciudades, pantanos o desde mi ventana. Están en todas
partes, escondidas, se disfrazan de moscas para disimular. Son tan bellas como su dolor,
escondido entre capas de basura y máscaras. Es un dolor que cubre otro dolor. Yo, saque valor de mi dolor y baile con ellas, sabiendo que a cada pasó mi vida era pulida por una radial. Pero que quieres que te diga, morir no es tan malo cuando se es inmortal e intenso. Cuando te sirvan un café, te compren unas gambas, o te vendan unas bragas, recuerda lo pequeño que eres sin su presencia.


4/28/2017

Héroes


Los héroes huyeron para amarse en soledad.
El campo de batalla estaba lleno de cadáveres. Eran únicos, los únicos. Solo sobrevivieron ellos dos. A uno le consolaba pensar que las almas nacen millones de veces, al otro le desganaba saber nunca mas volvería. Mientras se follaban, uno lo hacía gravando cada detalle porque tal vez no la vería mas, eso sería irrepetible y Ella era un impulso vaginal y animal.
En realidad eran muy parecidos, pero con la desidia de algunas decisiones críticas. La intensidad que latía en sus mentes no dejaba de parpadear, hambrienta de gravedad para colapsarse en si misma.
Él le pidió que bailase para su persona. Ella negó con sus ojos. Él suplicó que lo hiciese. Ella le pregunto: Lo mereces?. Él sacó un cuchillo del cinturón y se hizo 5 cortes en el antebrazo.
Él: Ahora?
Ella caminó hacia los cuerpos sin vida. Él puso una canción en una pequeña radio que cogió de su bolsillo.
Con las ropas rasgadas, ella se transformó en melodía. No seguía ningún compás, era caótica pero armoniosa. Los charcos de sangre salpicaban el suelo, y aunque no lo sabia ya nadie, se estaba abonando vida.
Él: me haces muy feliz
Ella sonrió y se balanceaba acariciando el aire. Se lanzaron un beso que choco en el recorrido. Cada uno siguió el camino contrario, si duraban lo suficiente, volverían a cruzarse.

4/16/2017



Nota: Estaba revisando tonterías en mi ordenador, y encontré 2 antiguos poemas. "Una noche sin luna" creo que es un poema que escribí a Laia, en mi primer beso. Ella nunca lo vio, pero me ha hecho gracia encontrarlo. He podido ver la fuerza de un Cristian impetuoso y melancólico, que no dista tanto al actual, en las noches donde no hay luna. El segundo poema, no tiene fecha ni nombre, pero a juzgar por las correcciones que he tenido que hacerle, iría borracho o bebido. Espero que estos poemas intimistas pero cercanos, puedan ayudar a alguien.



 Una noche sin luna

Esta tarde, se cerraron las ventanas blancas con las que normalmente te veo, nos perdimos, y detrás de dos piedras blasfemadas nos sentamos. Agarré tus manos astilladas de frío, con dos alianzas de sed de juventud. Te mire a los labios y los leí como un cuento con pocas paginas escritas; cada hueco de las aristas de mis besos tenían tu nombre gritado en ellos.Tú pecho latía sin miedo, dirigiendo el norte de el mio, es allí donde la sangre bate con fuerza las paredes de un cuerpo que la mantiene caliente, porque hay vida deseando ser abrazada con fuerza. Estés esta noche conmigo o sin mi, te siento en el cuello, deslizándote con el viento que me mantiene despierto. Se que todos tenemos un pasado al que acudir las noches en que no hay luna, los atardeceres donde los arboles se desnudan de sus hojas y dejan verse mortales como son, pero quiero que a partir del momento en que probé el sabor de tu piel se sobrescriba un nuevo pasado que eres tú...




Sin título

Es de noche, sabes... no hay ventanas,no hay luz, no hay techo. Solo unas mantas y estoy encerrado, en una caja y en una caja hecha de candados y estoy cansado y me duelen las costillas y el hambre parece haberse comido ya casi todas mis fuerzas y me faltas tú... hablo en voz baja, solo me oigo yo mismo, aunque son palabras para ti, me preocupas hasta el punto de sobreponerte al conjugarte en los verbos a primera persona y no quiero hundirte en mi balsa de huesos, no se puede nadar en aceite, las palabras pesan poco y sabes que tengo prohibido decírtelas todas, soy un diccionario incompleto y no quiero serte una cicatriz diaria y no quiero dejar de verte y no quiero ser un día un rumor del pasado...

4/06/2017

A la srta bomba atómica



Por favor, deja de apuntarme con tus pezones cada vez que tonteamos, tu camisa de algodón se acentúa y me salen los ojos escurriéndome por los párpados. Voy a tener que marcharme, y no quiero, pero temo que estalles y estallemos en una reacción en cadena, como fichas de domino fabricadas de puro sexo. Y tu sabes que me encantaría salpicarte en esa explosión, manchando hasta el último poro virgen, si es que queda algún superviviente. Pero no quiero, aun no quiero que veas lo humano que soy, quiero seducirte y volver a hacerlo cuando yo no este... solo recuerdos de mis palabras. Y tus dedos se pierdan en un alzheimer insaciable de caricias, como torbellinos paseando entre tus piernas. Porque cuando mi cuerpo son tus dedos, cuando mi mente es tu fantasía; soy eterno e omnipresente, entre susurros que te vuelven esclava y drogadicta a mi. Y sabes porque quiero ser tan cruel contigo? porque tu me haces lo mismo sin que te suponga un esfuerzo e intención.


Nota: Lo escribí hace un tiempo.

12/29/2016

La vida es


Ver bailar a una mujer
Escuchar música sin anuncios
Todo lo que te rodea
Lo que te embute
Amarlo todo, y solo enamorarte de pocas cosas
Ver mojarse unas bragas
Hablar una persona mas de dos horas
No poder despedirte
Un beso donde la lengua tarda minutos en entrar
Un abrazo cuando lo necesitas
Conectar
Wikipedia, siempre que te creas 9 de cada 10 cosas
Que la seducción sea eterna
Cuando alguien te conoce bien y aun así le gustas
Masturbarse
Descubrir los sueños de alguien y hacerlos tuyos también
Ser valiente
Ver bailar una flor

El Bar

Uno de los intentos de mis padres, para integrarme en la sociedad, fue que trabajase en el bar de un amigo suyo. Por aquel entonces lo solían frecuentar, ese era uno de sus tres favoritos. No recuerdo ni el nombre del local ni del dueño, al que yo apodé "pajarito", debido a que le encantaba una canción horrible que hablaba de pájaros. Por aquel entonces salia con Emma, mi primera novia. A mis padres les caía mal: a ella porque ninguna mujer me merecía y él por ser mas fea que un luchador de sumo. Deduzco que eso, y mi fracaso escolar, hacían de mi el perfecto inútil. Así que me obligaron a ocupar el verano en ese asqueroso bar. En mi vida solo he trabajado en dos, pero he estado en muchos, y puedo decir que ese era el mas peculiar de todos. Era muy joven, y no pude apreciar la oportunidad que se me dio, servir en un sitio lleno de alcohólicos. Pajarito lo era, y lo odiaba a muerte, pero ese tipo era muy especial. Para empezar, su pareja había sido prostituta, y no hablo de una guapa. Le faltaban la mitad de los dientes y su cuerpo estaba malamente hinchado, debido a la mala vida. Aun y así, se enamoró de ella y la sacó de la prostitución, con un par de huevos. Pajarito acostumbraba a beberse los quintos de cerveza como agua, y no solo eso, daba de beber a otros. Cada mañana venía un hombre pidiendo un coñac para empezar la jornada. Ese sujeto, solía hacer recados para el pajarito. Un día pregunté por que aquel ser bebía como una esponja, y resulta que un día perdió su trabajo, junto a él, también mujer e hijos, y mal vivía en una pensión. Cerca del antro donde trajinaba, quemaron viva a Rosario (Charo). Ella era una mujer venida a menos, debido a las drogas. Luego las substituyo por el vino, y acabo muriendo en el mismo lugar donde empezó a trabajar. Su única hija, Xantal, escribió en una carta:
"Potser un dia com avui la meva mare hauria decidit que havia de començar a acceptar ajuda per tornar a ser qui havia sigut", lo que traducido sería "Quizá un día como hoy mi madre habría decidido que habría de aceptar ayuda para volver a ser quien era".
Yo mismo, he cometido errores, como intentos de suicidio, y por suerte, hubo gente que me supo comprender bastante o casi nada, que no es lo mismo pero es igual. Tal vez no tenga oficio ni beneficio o  futuro. Ni antes ni ahora hubo certidumbre. Tampoco la hubo en mi dudosa rehabilitación. Todas esas personas buscábamos poder sobrevivir un día mas en un mundo cruel y vacío. Yo tuve suerte, y ojala los demás hayan o hubieran podido alargar sus oportunidades. Cada uno es como es, y puedes y debes ayudar si alguien te pide ayuda, pero hasta entonces, intentar cambiar a alguien, es una forma de odio. Comamos caramelos de alcohol, de droga o fármacos legales, pero démonos una y mil oportunidades, nos lo hemos ganado por conseguir seguir vivos; al fin y al cabo, nada de lo que amamos tiene sentido si uno ya no existe.

10/26/2016

Ser especial


Hoy me dijeron que me envidiaban por como sentía las cosas, por como encontraba gente especial, aunque a veces me salga mal. Que me tenían celos por ser único. Seguramente mucha de la gente que me conozca, se reirá de ello. Algo que me entristece enormemente es que ni mi familia lee mis textos, ni mi fallecida madre lo hizo en vida, pero tal vez si hay otro mundo, espero que lo haga, porque realmente he escrito unos pocos que merecen la pena. Sinceramente, sentir así me mata, tanto internamente como externamente. Hace unos días, mi mejor amigo (que tampoco me lee) me dijo que era especial. Creo que en 20 años no me lo dijo antes. Según él, lo que me hace especial es mi mente, y como una persona llena de traumas, puede intentar domarse. La verdad es que hoy me siento como una mierda, pero a veces me sorprendo al salir de una meditación larga, sintiéndome orgulloso por donde he llegado. Puedo decir arrogantemente, que soy el
desgraciado al que intenta timar hasta su hermano, que soy tan patético que puedo pasarme llorando media hora mientras se me cae la baba, que he intentado ayudar a un drogadicto que sangraba mientras su amigo me partía la cabeza con la hebilla del cinturón, que he creído por amor lo que haría dudar a un niño de 12 años, que he querido a alguien mas que a mi mismo, que he escrito libros para que los lean una docena de personas. Nunca seré famoso ni rico, estoy matando a mi ego, para poder ser Yo y no un ser plagado de miedos y necesidades. Estoy listo para el día de mi muerte, porque yo si he vivido mi vida, hazme caso y vive la tuya.

4/09/2016

Domesticados por el ruido



Recuerdo cuando conocí a Montse, me recorría una sensación de fortaleza tan grande, que era hasta insultante. No sentía ni la necesidad de llevar ropa encima, de echo a veces la acompañaba a salir, completamente desnudo, sin miedo a los vecinos, imagino que para ella sería una putada, pero para mi, eso ya no tenía sentido,y hay que tener en cuenta que siempre fui muy cuidadoso con ello, por no estar bien dotado, tal vez rozando la media o algo menos, pero nada de lo que presumir. También he de aclarar, que no puedo regocijarme en esa época, pues habían elementos virtuales que yo tomaba como reales, y eso no era fuerza genuina. Por esa época conocí a un grupo de música llamado "columpio asesino"; no tienen grandes canciones, pero en una de ellas la letra dice: 

tumbado en la cama me miras asustado,
como un corderito a sacrificar.
y eres carne atada sobre una parrilla
esperando nene a que te de la vuelta.
y me quieres engañar pero estás domado.

Precisamente esta mañana fui al notario, con el cual hay ciertos problemas de papeleo, y no se si fue una decisión inteligente mi manera de actuar, pero me encendí, y volví a ese Cristian al que le sudaba la polla lo que el mundo pensase caiga quien caiga, porque estaba abalado por la fuerza interior. La fuerza interior, es algo así como una inercia que nos dan desde que nacemos, esa fuerza va perdiendo potencia, hasta que cuando se para, morimos. A veces, el cuerpo dura mas que esa inercia, y en menos casos, dura mas la mente, pero al igual que un árbol al caer en un bosque, produce un ruido estéril si nadie lo escucha, con el cerebro pasa igual, si no hay algo vivo en una mente, cualquier ruido que haga un cuerpo, es árido para el alma. 
A la noche fuimos a una discoteca, y aunque podría hacer la típica crítica de quinceañero que pretende sorprender con su profundidad a una chica, para bajarle las bragas (me añado al ejemplo), no lo haré, simplemente vi lo que fui, y lo que cristalizado, domado y castrado, contemplé. Antaño, era un puto radar, observaba todo, analizaba, concluía, prejuzgaba; ahora se que eran buenos tiempos, y hoy era incapaz de ver las señales de las mujeres que buscaban sexo (o simplemente estaban abiertas a sugerencias), los moscones, los rezagados, los grupitos de amigas que se auto-protegen para mantenerse fieles, y toda la fauna de la noche en general. Pero también allé un atisbo de esperanza antes de irnos; era un hombre con una mirada familiar, que sin duda reflexionaba con total control, el panorama. Su mirada era inteligente, y se cruzó con la mía, y vi a un vampiro emocional que reconocía a otro, porque yo un día tuve esa mirada de supervisión sujetada por la fuerza interior. Tal vez todo se trate de una paja mental, pero yo soy un tipo raro, un tipo que no quiere morir antes que su cuerpo, y al que le preocupa enormemente eso. Creo que si he llegado hasta aquí, es porque esa fuerza que me empuja y se revuelve, sigue viva, y que me grita a la oreja un "Que mas da! 
Que mas da que sea minusválido, que mas da que a veces se me caiga la baba o los pedos, que mas da que casi nunca me peine, que mas da que a los demás les molesten mis actitudes, que mas da que la mitad de la gente con la que me comunico, deje de prestarme atención cuando soy un poco rebuscado. Las raíces destruyen el asfalto, con sus movimientos casi pasivos, y carecen de ego y prisa; todo eso solo imposibilita cualquier mella en un tiempo mínimamente trascendente. Que mas da todo eso! No, aunque mis demonios busquen la seguridad del momento, la comodidad y estabilidad, no voy a prostituirme por un escudo sentimental o un sofá tapizado de inmortalidad. Todo eso es miedo, simple y puro, miedo a ser uno mismo y dejar la manada. Es hora de ir dejando el ruido de mi exterior y escucharme a mi mismo en silencio, porque si no, nunca llegaré a saber quien soy y quien quiero ser, tu, odiado o querido lector, haz lo que te salga de los huevos u ovarios.