5/28/2007

PECHOS

Aún al cerrar los ojos veo tus pechos turgentes. Los brazos de mi padre están huecos, todo sigue igual entre ellos, me gustaría estar estirado en tu barriga ahora, me gustaba entonces, los dos sabemos que todo seguirá igual, el armagedon solo se parará un rato. El viernes me presentan una chica de 17 años, su cuerpo parecía gelatina, se aguantaba la mandíbula con la mano, lleva así desde los 15, está a medio hacer y ya ve los agujeros negros del universo, ¿tengo derecho a quejarme? A metro y medio una chica se la chupa a un amigo, ni siquiera miro, escribo. Ni mi credo sigo ya. Estoy más triste que cien ciudades apagando sus luces a la vez.
¿Podéis entenderlo? No creo, me siento huérfano de mi propio cuerpo. Quizás un tipo vivió así ventipico años, no escribía muy bien, gente se empaña la vista, no creo que le comprendan, no creo que yo le comprenda, a ella tampoco. La tierra se traga al mundo, se me acaban las ganas, he de mejorar, ya por dentro he cambiado, este era el paso del abismo, no se aprende si no se pisa, se oyen sus gemidos, también mis párpados, sólo deseo dormirme encima de ti, quizás que su sonido sea tuyo, quizás simplemente sólo dormirme siendo tu columna vertebral.

1 Comments:

Blogger DONNA-K said...

Estoy más triste que cien ciudades apagando sus luces a la vez.
¿Podéis entenderlo?

yo si

Pero también se que se pasa.

6:06 p. m., febrero 23, 2009  

Publicar un comentario

<< Home