9/21/2007

BOCADILLO

Era un día especial, era domingo y había fútbol. La emoción estaba mas que servida, se decidía el campeón de liga, además, los mejores 2 pichichis jugaban en equipos rivales. El, como siempre se había agenciado el sofá, con el taburete que acababa de coronarlo en el mejor status de la casa, solo el reposaba los pies, mas por poder que por necesidad. Había comprado un pack de cervezas de importación, de esas que valen un par de euros mas que las del país. Tenia incluso una bolsa de frutos secos, el tenia que ver el partido el solo, eso si, millones de personas pensaban igual. Su mujer pasaba por ahí.
El: Hazme un bocata.
Ella: Que pesadito eres.
El: Es como una final, no discutamos.
Ella: Siempre es algo, ¿de que lo quieres?
El: De chorizo.
Ella se fue a prepararlo a la cocina, el veía los anuncios preliminares.
Ella: Toma, ¿te has fijado que el chorizo tiene una forma familiar?
El: Es un chorizo comprado en el súper, ¿que dices?
Ella: Déjame mirar mejor.
El: Date prisa estan apunto de comenzar.
Ella se acerco el bocadillo a la cara, saco unas gafas del bolsillo, las limpió y miró atentamente.
Ella: Hostia, digo caspita, es clavadito a Jesús.
El: Pero que dices, si no lo has visto nunca.
Ella: Que si, en la iglesia muchas veces.
El: Mujer, todos los dioses son iguales.
Ella hizo caso omiso de su marido, y fue a ver a la vecina,
Ella: Buenas tardes, esta su hijo?
Vecina: Esta encerrado en su cuarto, ahora le llamo.
Su puerta sonó 2 veces.
Vecina: Hijo, la vecina quiere verte.
Hijo: Un momento, estoy desnudo.
El chico, de cuarenta años ya, abrió la puerta a los cinco minutos, estaba además apagando el ordenador.
Hijo: Que quiere? no es hora para consolar marujas.
Vecina: No lo se, solo dijo que quería verte.
Pasaron a la salita.
Ella: Buenas tardes.
Hijo: Amen.
Hijo: Su marido esta a punto de morir?
Ella: Dios no quiera. Tiene usted que venir a mi casa.
Hijo: tiene que ser ahora?
Ella: Usted recibió la llamada de dios hace años, sabrá que hacer.
Hijo: A veces dios comunica, pero veamos que es.
Se movilizaron los 3 al piso.
Hijo: Y bien? es solo un bocadillo de chorizo.
Ella: Mírelo bien.
Hijo y vecina: Joder!
Se santiguaron los dos.
Hijo: Esto se avisa antes, dios se ha manifestado ante nosotros.
El: Es solo mi bocad...
La mujer lo interrumpió.
Ella: Cállate insensato, es que no lo ves?
Hijo: Es un regalo, una bendición, una manifestación!
Ella: Que debemos hacer?
Hijo: Mmmmmm... no lo se, tal vez llamar a la policía.
La señora se dirigió exaltada al teléfono, apenas atinaba los botones.
Ella: Oiga?
Operadora: Si?
Ella: Se trata de una emergencia!
Operadora: Tranquilícese y cuénteme que pasa.
Ella: No tengo tiempo para eso.
Operadora: Esta bien, mandaremos dos coches patrulla, déme la dirección
La señora le dio sus señas.
Operadora: Esta cercano a una comisaría, en cinco minutos estaremos allí.
.oO El: Esta gente esta apalancada, no me dejan ni hablar, ni ver la final, ni siquiera comer.
A los 5 minutos estaban aporreando la puerta, ella fué a abrir, 4 hombres uniformados se fueron escampando por la casa armados.
Hijo: Dejen sus pistolas, están ante una señal divina.
Policía: De que demonios habla?
Hijo: Arrodíllense ante el poder divino.
El hijo señalo el bocadillo y los policías miraron con ojos incrédulos un momento, al rato uno de ellos se echo a rezar de rodillas y a llorar, a lo que los otros 3 imitaron al cabo de unos segundos.
Policía: Milagro bendito.
Hijo: Amen.
El: Pero es que no acabara nunca este juego?
Ella: Cállate!
Hijo: Moderación.
Policía: El mundo necesita ver esto.
Hijo: Que sugiere?
Policía: El papa casualmente esta en nuestra ciudad de visita.
Hijo: Podrían conseguir el numero?
Policía: Claro, ahora mismo llamamos al servicio secreto.
Uno de ellos hizo una llamada, consiguió concertar una cita con el mismísimo papa.
Al rato el timbre sonó, la policía abrió. Era el junto con dos guardaespaldas.
Papa: Di qui si trata hermanus?
Hijo: Vera, su entidad, mire atentamente entre el pan de este bocadillo.
Papa: Yo nu veu nada hiju.
Vecina: Fíjese, fíjese.
Papa: Cristo benditu, es la reencarnasión de nuestro señor, miracolo!
El: Si solo es ...
Interrumpió.
Ella: Que te calles.
Papa: Aleluya, roguemos a este icono divino.
Todos menos el señor se arrodillaron a alabar al chorizo, la tele seguía emitiendo el partido, con la vos apagada.
Papa: Hay que canonizar al bocadillo, mañana mismo lo llevaremos a la iglesia para que los fieles lo reverencien.
Estuvieron un buen rato con cánticos y plegarias, al final se fueron hiendo, ella les acompaño a la puerta y se quedaron hablando. El rápidamente puso volumen al partido.
Tele: Que partido señores, no recuerdo haber retransmitido una final tan emocionante, 5 a 6, pasaran muchos años hasta que volvamos a ver un partido como este.
Apagó la tele, y se mordió el bigote. Se quedo mirando al bocadillo, y su estomago se quedo griñolando. Se abalanzo sobre el bocadillo y se lo comió de 4 mordiscos.
El: Al final Dios sabía a chorizo.

1 Comments:

Blogger mas de mi que de... lirio said...

Es que no dejas de sorprenderme. me encanta como escribes... besos.

11:06 a. m., octubre 03, 2007  

Publicar un comentario

<< Home