12/02/2007

Ninfomano del Tiempo

Era Alfredo un chico obsesionado con el tiempo, informático claro. Desde pequeño lo tubo claro: se ha de llegar a los sitios puntual, y si es antes mejor. Así regia su vida, con una agenda electrónica que le avisaba horas antes de que tenia que hacer. Alfredo, Alfredito para los amigos siempre estaba dispuesto y a tiempo con su destornillador, tanto es así que la gente le pedía las cosas para ayer en vez de para mañana. No dejes para mañana lo que puedes hacer ahora mismo, ese era su lema, se sentía cómodo teniendo el control, en realidad era un chico tímido y frágil. Un día como otros tantos, quedo con su novia, el iba dispuesto a esperarla una hora antes, por si acaso, ella se trataba de su máxima directriz, salió de casa con si perfume de varón dandi y su ropa interior de venta individual, no en pack de tres y calcetines de regalo. Ya por la calle resbalo con una boñiga húmeda, y se rompió un brazo, aún así ese pequeño contratiempo no lo distraería. En el siguiente semáforo se encontró una anciana invidente, como es natural en estas rachas, le pidió ayuda para cruzar la calle:
Ancianita: Disculpe Jove mancebo/a, seria tan amable de ayudarme a cruzar la calle?
Alfredito: Si señora.
Ancianita: Hueles a boniato perfumado, me gusta.
Alfredito: Agarrase .
La pobre viejecita se agarro del brazo malo, y Alfredito para ahorrarse la perorata de la explicación hizo caras extrañas de dolor. La señora aceleraba de 0 a 1km/h en 9 segundos y medio, el semáforo se puso rojo 3 veces, aún así ante vozinazos y gritos consiguieron pasar.
Coche rojo: Engrasa a tu novia!
Coche blanco: Haz un estofado con ella!
Coche amarillo: Tu abuela perdió la virginidad después de ti con esa velocidad!
Tumulto motorizado: Date vida carcamal!
La señora permanecía ajena a tales discordancias, y Alfredito adelgazo 2 kilos en 15 metros.
Ancianita: Muchas gracias joven, toma, para un café.
Alfredito: No es molestia señora, he cumplido con mi deber.
Así que le dio un sobre de azúcar para que se tomara un café. Solo abandonar el contacto físico con la ancianita, un par de niñas con un gorro hecho de un castor muerto, se ofrecieron a venderle galletitas.
Niñas: Señó señó, cómprenos estas galletitas en forma de queso de bola.
Alfredito: Saben a queso?
Niñas: No señó, están echas con aceite de ricino y fibras de coco del Paraguay, son muy digestivas, cómprelas, los beneficios están dedicados para evitar la extinción del burro catalán, ayúdenos!
Alfredito: Esta bien niñas, darme una caja.
Niñas: Solo una? Cómprenos 1000 y nos darán el título de girlscouts Premium!.
Alfredo: Es solo una chapita de cobre, y es el sueldo de este mes!
Niñas: Brilla mucho!.
Alfredo: Os compro 5 y me dejáis!
Niñas: Roña, esta bien, son 3000 pts.
Alfredito: Dios putas galletas, espero le compréis unas Raiban al burro almenos!
Alfredito pago y se pudo ir. Al fin subió al metro, no funcionaba el aire acondicionado, y había una persona por baldosa, se subió al vagón, donde la mezcla de olores se resumía en que olía a choped. Alfredo como unas bragas usadas, cojio el olor del ambiente, y de pronto el vehiculo se detuvo.
Ding dong ding: Se ruega a nuestros pasajeros tengan paciencia, debido a una incidencia en las vías tardaremos 1 hora en llegar a nuestro destino. Ding dong ding!.
Alfredo no iba a llegar a tiempo pero ni siquiera una avería podía permitirle llegar tarde, Saltó por la ventanilla y con la luz de su agenda electrónica atravesó los angostos túneles hasta la parada más cercana.
Iba corriendo hacia su destino cuando de repente del cielo cayo un coprolito, que impacto en su cabeza.
Alfredo: Hay hay! Me ha caído una mierda congelada del cielo.
Alfredo no tenia el día, le salio un chichón del tamaño de una teta quinceañera, cuando se recuperó del golpe fue como pudo a su destino.
Novia: Vas a tenerme que dar una buena excusa, llevo 1 hora esperando como una tonta!
Alfredo: Veras cariño, es que pise una mierda, ayude a una vieja, compre unas galletas, se estropeo el metro, y me cayo una caca del cielo.
Novia sacando humillo por la nariz: Es la peor excusa que jamás oí, si te olvidaste de mi reconócelo, pero acepta que llegas tarde!
Alfredo pequeñito
pequeñito: Cariño no te miento, es así.
Novia con rimel corrido: Alfredo, no me esperaba esto de ti, hemos acabado.
Alfredo: Pero yo… la mierda… la vieja… las galletas… el metro… el frigo-caca….
Novia femme fatale: Madura!.
Alfredo se fue a su casa mas triste que un gusano en un anzuelo, se comió las galletas en un atracón y se cago vivo. El tiempo fue pasando y se engordo con la dieta también llamada “pastelitos de la pantera rosa”. Un día viendo un viejo capitulo de Star trek decidió poner remedio.
Alfredo: Ya esta, voy a inventar una maquina del tiempo y así llegaré pronto!
Así que Alfredo se apuntó a unos cursillos de c.c.c de termo-dinámica nuclear y un libro llamado “haga el neutrino y no la guerra”.
Alfredo tenia práctica arreglando mecheros, así que pronto diseñó su propia máquina del tiempo. Se vistió con sus mejores galas, se puso desodorante fino, y viajó en el tiempo para llegar una hora antes a su cita. Bordeo la cagarruta, cambió de calle, y cojió un taxi, llego puntual como planeo meses atrás. Pero el espacio-tiempo bien sabido es, es muy caprichoso, y para nada es una línea recta. La maquina se escacharro, y poseía unas pilas de plutonio que compro en un todo a 100. Se creo un bucle temporal, y Alfredo cada vez llegaba 15 minutos mas pronto, hasta que llegaba 2 años más pronto a su cita, y siempre siempre llegaba antes. Alfredo no envejecía, y lo único que cambiaba cada vez era saber que otra vez llegaba pronto. Un día a Alfredo se la sudaba llegar tarde ya, para que si era lo mismo? Y dejo pasar 3 años y llego una hora tarde.
Novia: Vas a tenerme que dar una buena excusa, llevo 1 hora esperando como una tonta!
Alfredo: Sabes, tenia cosas que hacer, pero eso no significa que no te quiera como el primer día.
Novia: Sabes? Tengo la extraña sensación de haber quedado aquí millones de veces contigo, que mas da, estas aquí conmigo, y eso es lo que importa, vamos pachuli mió :)?.
Las pilas se agotaron, y Alfredo nunca más llego pronto.


Dedicado a Alfredito, y a mi profesora de literatura, Nuez, que sin sus consejos y paciencia no sabria escribir cuentos, que tienen una dificil estructura, aunke una soberana naturalidad.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Creo que tus cuentos son geniales, capacidad para bromear y a la vez lanzar mensajes tan criticos demuestra que no solo has aprendido a expresarte bien sino que además tienes claras tus prioridades

2:04 p. m., diciembre 06, 2007  
Blogger mas de mi que de... lirio said...

Tambien pase por aqui... me gusta.

12:17 a. m., diciembre 07, 2007  

Publicar un comentario

<< Home