10/13/2009

Viajes Atemporales

Es curioso, siempre presumí de tener buena memoria, al menos después de los 20, pero resulta que mis cálculos eran erróneos, 1º de E.G.B corresponde al periodo de 5-6 años, tratándose mi cumpleaños en junio, 5 años hasta casi acabar el curso. Así pues, en mi melodrama con Mireia Ferrer, no tenia 12, si no 7. Recordar parece estar vetado según nuestro estado de ánimo. Creo que al igual que con los sueños, la información se deriva al subconsciente, y allí debe quedar almacenada. No se trata de una grabación parecida a una película, sino más bien, la propia vivencia vivida, color, gusto, tacto, sentimiento, dolor, placer… no sé bien porque se graba el proceso completo, y aun menos porque su complicado acceso. Puedes recordar un edificio en el tiempo, e ir recorriendolo en el viendo más o menos detalle, moviéndote como un ente que se desplaza en su propia creación. Puedes acceder a un momento de tu vida, y ver como surgen los detalles del pasado, colores y olores. Puedes ir más lejos, y recordar una situación placentera o desagradable, y reproducirla con otras vivencias; esto se hace ya en los sueños, si logras recordarlos o manipularlos en el mismo momento. El cerebro parece su propia máquina de realidad virtual, donde todo es relativo. Imaginemos por un momento, que tenemos acceso a nuestro pasado, y podemos recombinarlo con el mismo. Las posibilidades son astronómicas, tanto es así, que según sean nuestros recuerdos igualaran o superaran a las posibilidades reales según nuestra esperanza de vida. Si alguna vez fuimos completamente felices, se podrían ramificar esos recuerdos hacia una polinización global. Quien en un sano juicio, puede querer abarcar, amontonar y manipular a otro ser, si este ya se encuentra lleno y pleno. Tal vez con la práctica aprenda a tener una visión más clara de los recuerdos, y consiga soñar despierto, y entender, que tener los ojos abiertos y cerrados, es parte de una misma realidad.

1 Comments:

Anonymous marina said...

Hay veces que lo mejor sería borrar los recuerdos o simplemente no recordar. Pero desde luego lo que si debemos es aprender de todo lo vivido, bueno o malo.

Un beso enorme:)

10:13 p. m., octubre 18, 2009  

Publicar un comentario

<< Home