3/31/2011

Carta al hijo que nunca tendré

Hola hijo/a,

Te escribo para que comprendas algunas cosas, tal vez te preguntes que haces en este sucio barro llamado tierra. Mucha gente te intentara inculcar sus ideas, hablándote de dioses, de almas y destinos, pero la verdad es que yo no quise tenerte, tu madre, a la que espero no conocer jamás, estaba cachonda, y yo también, jugueteamos sin goma, y no volvió a venirle la regla. Yo siempre pensé que traer a una boca y un culo más, es un acto egoísta y cruel, pero ella quiso tenerte y yo no tenía ni voz ni voto en el asunto. A medida que crecías, quise cuidarte e influenciarte, vulgarmente llamado, educarte. Así es, ese es el sentido de tu existencia, pero no por ello menos viva, somos accidentes que chocamos contra otros accidentes, a veces nos destruimos por el camino, espero no te suceda a ti. Si he sabido mostrarte varias visiones de la realidad, y tus intentos de suicidio, fallaron como los míos, tendrás una visión amplia de la vida. Vivimos en un hormiguero, de apariencia caótica, donde no es que seamos estúpidos, si no que cada uno tiene un rol y función, están los trabajadores, los soldados, y los que fecundan a una reina preñada, llamada humanidad, que a la vez es lesbiana, y copula con su hermana sociedad. Una hormiga solo siente, y es incapaz de ver su función, o alterarla, una trabajadora vive para ser útil. Entremedio de todos esos esclavos de placer y dolor, se forman mentiras, estas sirven para que nadie conozca a nadie, tú también eres un/a farsante pequeña/o bastarda/o, y tu padre, otro, pero tienes dos opciones. Una, disimularlo jodidamente bien, y otra intentar corregirlo. Yo he optado por la primera vía, lo hago tan bien, que a veces me lo creo y todo, lo cual es bueno, porque el pensamiento crea la actitud, pero… a su vez, la actitud también crea al pensamiento.
Supongo que debería darte consejos, uno será este: No seas como tu padre, ni como tu madre, ni como la gente que te rodea, ni siquiera como tú te sientes con ellos, se como a ti te salga de los cojones, o tetas si es el caso.
Si eres hombre, recuerda esto:
Cuando una mujer te diga que todos los hombres son iguales, que solo quieren sexo, es porque probablemente su sexo es lo mejor de ellas mismas.
Si eres mujer:
Se muy puta hija, y si quieres darle tu corazón a alguien, asegúrate de que te folla bien, si no vas a ser infeliz.
Me despido de ti, quizás tu me veas como un pobre infeliz, o un carcamal desdentado, pero he sido y seré muchas cosas, espero disfrutes de la vida como yo he intentado hacerlo, se despide de ti, ese gran desconocido por todos los hijos, su padre.

PD: Por sus gestos los conocerás, por sus palabras te dirán como quieren que les veas.

1 Comments:

Blogger Electrica Cullen Black said...

Tú al 100 %

A primera lectura puede parecer crudo y hasta bulgar pero... yo sé todo lo que encierran frases tan duras como "pero la verdad es que yo no quise tenerte, tu madre, a la que espero no conocer jamás, estaba cachonda, y yo también, jugueteamos sin goma, y no volvió a venirle la regla"
"Si he sabido mostrarte varias visiones de la realidad, y tus intentos de suicidio, fallaron como los míos, tendrás una visión amplia de la vida"

12:12 a. m., marzo 29, 2012  

Publicar un comentario

<< Home