7/29/2014

Hay otros mundos, pero están en éste



A la mañana me iban a operar. Horas antes me hicieron firmar unos papeles, dejando claro que si algo malo sucedía, no serian ellos responsables; ni siquiera leí todo el papeleo, según el hospital, eso era innecesario, ya que no tenia importancia. La verdad es que estaba cagado de miedo, y por no meterme yo mismo mas pánico, firmé como una auto negación de lo que podía ocurrir. Intuí que esa seria mi última noche, una muerte a cámara lenta. A la vez, no podía meditar mucho, pues si estaba cansado malgastaría fuerzas que necesitaría al día siguiente. Intenté ganar sueño y ganas de vivir, recordando a todas las chicas a las que al menos había besado o fornicado, mínimo una vez.No es algo de lo que me sienta orgulloso, y lamento profundamente la vanidad poco justificable del momento, era algo que nunca había hecho, y hasta cierto punto me auto disculpo. Mi intuición se cumplió, y fue mi última noche, la última de esa etapa de mi vida. Por la mañana me llevaron a quirofano, y allí se oscurecen mis recuerdos. Hoy, como día especial, recuerdo parte de los recuerdos posteriores, señal inequívoca que seria bueno escribirlos, y seguramente, compartirlos. Me encontraba en una especie de albergue, con otros enfermos, y una chica, cuidaba de mi,  pero no iba progresando bien, y las cosas se torcieron. Mas adelante, hay sueños que no podría ordenar cronológicamente, pero para describir una idea, diré que hay cosas peores que ser encerrado en un hueco de cemento en una piscina, o sentir como tu cuerpo crece, estando encadenado. Con esto, no pretendo asustar a nadie, hay otros mundos, pero están en éste. Hay otras vidas pero están en ti. No es mio, y ciertamente, da igual quien lo dijo, lo importante no es el mensajero, si no, el mensaje. No quisiera ensuciar una frase tan acertada, con un "ti", cuando en realidad es un "mi". El amor condicional va en minúsculas, y delegamos la responsabilidad de querernos a otras almas, cuando hemos de hacerlo a la nuestra. En nosotros, estan esos otros mundos, con la capacidad indudable de un realismo muy superior al mundo material.Pagué un alto precio para irme de excursión a estos mundos, y me perdí durante 15 días. Ni por asomo podría haber imaginado cuan eran de monstruosos mis demonios interiores, seres que se paseaban libremente por los universos de mi cerebro, y a los que yo alimentaba diariamente con mi egoísmo, mi miedo, mis vicios. Hoy en dia les intereso menos, siguen y seguiran allí, son una parte importante para mi evolución, pero al vivir menos en los extremos emocionales, buscan otras victimas para sus banquetes. Cada vez que nos dormimos, visitamos, apagamos y encendemos nuevos mundos. Siempre nos dan excusas para justificar los sueños, como un estado del cerebro, para procesar información y situaciones varias, aunque cuando imagino, soy incapaz de procesar tanta información y detalle, y siendo yo, una consciencia que parece habitar en un fondo oscuro, se me hace difícil pensar, en tantas molestias creativas para afrontar ideas y miedos, puesto que la mente, no es un escenario, si no mas bien, una nube imprecisa que pide información al aire, o esas sensaciones vivo yo. Porque no hay debates o escuelas donde pueda saber como son las otras formas de consciencia. tal vez, si pudiésemos sentir como sienten los demás, no nos darían miedo, piensa en esto; cuando fue la última vez que se te erizo la nuca porque te emocionaste de verdad? Si no lo recuerdas, no es que estés muerto, solo, estas asustado.

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Es hoy, leyéndote, cuando se me han erizado los pelos de la nuca....Emocionas siempre, arañas para que, de esas heridas afloren sentimientos dormidos. Un abrazo cariñosísimo. Lydia (mami virtual)

5:25 p. m., agosto 05, 2014  
Blogger Sincopada said...

Me he dado cuenta de que estoy medio muerta....¡¡y me he acojonado!!
Soy impresentable, mira que lo sé, pero te estoy leyendo y te echo de menos.
Quiero volver a desconocerte. Escríbeme!
Kissessssssssue.

4:52 p. m., septiembre 18, 2014  
Blogger Electrica Cullen Black said...


¿Cuándo fue la última vez que se me erizó la nuca por qué me emocioné de verdad? Justo hace medio segundo, mientras te leía.
Este es uno de esos textos "tan tuyos" (que contienen y dejan ver tanto de ti)que siento al leerlos que acaricias o arañas mi alma según el propósito de tus palabras.

8:39 p. m., octubre 19, 2014  

Publicar un comentario

<< Home