1/18/2015

Me llama la noche

Está llegando el momento, lo sé, se me eriza la piel. Los últimos rayos de luz se van deshaciendo a sombras, y el olor ya se infiltra en mí. A través de él, se clavan en mi cerebro imágenes de victimas pasadas y futuras. Me da igual su pecado o inocencia. Su error fue creer que la seguridad les alargaría sus vidas. Encerrados en sus hogares, engordándose como cerdos, acumulando grasas que pronto serán las mías. Hay algo dentro de mí, es difícil de explicar. De día soy ese ser, al que todos aman. Cuando pestañean saben que encontraran la misma cara amable que dejaron de ver instantes atrás. No imaginan que horas más adelante, me va a poseer la bestia. Es una fuerza de la naturaleza que no tiene cara, pero es puro musculo. Ya dije que es difícil de explicar hacia las almas vírgenes, que no sentís la electricidad que motiva a cada célula de vuestro cuerpo. Ya llega la noche, no voy a intentar resistirme a la sed, está siempre me alcanza y adelanta. Llevo todo el día pensando en estos momentos, es una mezcla de placer, turbación y culpa. Pero la culpa solo es diurna, ahora toca matar. Me deslizo sinuosamente por la ventana, nadie se ha dado cuenta. La oscuridad es mi aliada, me lamo los dedos buscando un objetivo indefenso. Ya te he localizado, pronto sentirás mi ira indiferente. Me relamo mientras ignoras tu corto futuro. Mis orejas se tuercen hacia ti, mi cola se tensa, y sin darte tiempo a gritar, hago un maullido mientras salto hacia ti, y mis garras desunen tu yugular.

Hoy ya no es tu día.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Pensaba que estaba hablando un vampiro y... ¡Sorpresa! Resultó ser "una bestia" más pequeña y peluda je, je.
Muy bueno.

Arañita

3:33 p. m., julio 17, 2015  

Publicar un comentario

<< Home