4/28/2017

Héroes


Los héroes huyeron para amarse en soledad.
El campo de batalla estaba lleno de cadáveres. Eran únicos, los únicos. Solo sobrevivieron ellos dos. A uno le consolaba pensar que las almas nacen millones de veces, al otro le desganaba saber nunca mas volvería. Mientras se follaban, uno lo hacía gravando cada detalle porque tal vez no la vería mas, eso sería irrepetible y Ella era un impulso vaginal y animal.
En realidad eran muy parecidos, pero con la desidia de algunas decisiones críticas. La intensidad que latía en sus mentes no dejaba de parpadear, hambrienta de gravedad para colapsarse en si misma.
Él le pidió que bailase para su persona. Ella negó con sus ojos. Él suplicó que lo hiciese. Ella le pregunto: Lo mereces?. Él sacó un cuchillo del cinturón y se hizo 5 cortes en el antebrazo.
Él: Ahora?
Ella caminó hacia los cuerpos sin vida. Él puso una canción en una pequeña radio que cogió de su bolsillo.
Con las ropas rasgadas, ella se transformó en melodía. No seguía ningún compás, era caótica pero armoniosa. Los charcos de sangre salpicaban el suelo, y aunque no lo sabia ya nadie, se estaba abonando vida.
Él: me haces muy feliz
Ella sonrió y se balanceaba acariciando el aire. Se lanzaron un beso que choco en el recorrido. Cada uno siguió el camino contrario, si duraban lo suficiente, volverían a cruzarse.

4/16/2017



Nota: Estaba revisando tonterías en mi ordenador, y encontré 2 antiguos poemas. "Una noche sin luna" creo que es un poema que escribí a Laia, en mi primer beso. Ella nunca lo vio, pero me ha hecho gracia encontrarlo. He podido ver la fuerza de un Cristian impetuoso y melancólico, que no dista tanto al actual, en las noches donde no hay luna. El segundo poema, no tiene fecha ni nombre, pero a juzgar por las correcciones que he tenido que hacerle, iría borracho o bebido. Espero que estos poemas intimistas pero cercanos, puedan ayudar a alguien.



 Una noche sin luna

Esta tarde, se cerraron las ventanas blancas con las que normalmente te veo, nos perdimos, y detrás de dos piedras blasfemadas nos sentamos. Agarré tus manos astilladas de frío, con dos alianzas de sed de juventud. Te mire a los labios y los leí como un cuento con pocas paginas escritas; cada hueco de las aristas de mis besos tenían tu nombre gritado en ellos.Tú pecho latía sin miedo, dirigiendo el norte de el mio, es allí donde la sangre bate con fuerza las paredes de un cuerpo que la mantiene caliente, porque hay vida deseando ser abrazada con fuerza. Estés esta noche conmigo o sin mi, te siento en el cuello, deslizándote con el viento que me mantiene despierto. Se que todos tenemos un pasado al que acudir las noches en que no hay luna, los atardeceres donde los arboles se desnudan de sus hojas y dejan verse mortales como son, pero quiero que a partir del momento en que probé el sabor de tu piel se sobrescriba un nuevo pasado que eres tú...




Sin título

Es de noche, sabes... no hay ventanas,no hay luz, no hay techo. Solo unas mantas y estoy encerrado, en una caja y en una caja hecha de candados y estoy cansado y me duelen las costillas y el hambre parece haberse comido ya casi todas mis fuerzas y me faltas tú... hablo en voz baja, solo me oigo yo mismo, aunque son palabras para ti, me preocupas hasta el punto de sobreponerte al conjugarte en los verbos a primera persona y no quiero hundirte en mi balsa de huesos, no se puede nadar en aceite, las palabras pesan poco y sabes que tengo prohibido decírtelas todas, soy un diccionario incompleto y no quiero serte una cicatriz diaria y no quiero dejar de verte y no quiero ser un día un rumor del pasado...

4/06/2017

A la srta bomba atómica



Por favor, deja de apuntarme con tus pezones cada vez que tonteamos, tu camisa de algodón se acentúa y me salen los ojos escurriéndome por los párpados. Voy a tener que marcharme, y no quiero, pero temo que estalles y estallemos en una reacción en cadena, como fichas de domino fabricadas de puro sexo. Y tu sabes que me encantaría salpicarte en esa explosión, manchando hasta el último poro virgen, si es que queda algún superviviente. Pero no quiero, aun no quiero que veas lo humano que soy, quiero seducirte y volver a hacerlo cuando yo no este... solo recuerdos de mis palabras. Y tus dedos se pierdan en un alzheimer insaciable de caricias, como torbellinos paseando entre tus piernas. Porque cuando mi cuerpo son tus dedos, cuando mi mente es tu fantasía; soy eterno e omnipresente, entre susurros que te vuelven esclava y drogadicta a mi. Y sabes porque quiero ser tan cruel contigo? porque tu me haces lo mismo sin que te suponga un esfuerzo e intención.


Nota: Lo escribí hace un tiempo.